Entrevista imaginaria a mí misma: sobre los superpoderes

–¿Y cómo lleva lo de sus superpoderes?

– ¡Mal!

–Con tantas películas sobre superhéroes, nadie lo diría.

–Es lo que tiene la mercadotecnia.

–¿Acaso no le gusta su superpoder?

–Me tocó uno muy jodido: matar.

–¿De qué se queja? Todos los superhéroes matan. También las superhéroas como usted lo hacen.

–No es ese tipo de asesinato.

–Entonces, ¿cuál es la diferencia en su caso?

–Que como todos los puestos importantes ya estaban cubiertos, a mí me dieron el de matar pensamientos ajenos.  

–¿Y no le interesa?

–Me aburro, no hay trabajo.

–¿Qué tipo de pensamientos ajenos mata? Denos un ejemplo.

–A ver… Si alguien pensase que la vida es corta y única y hay que vivirla con entereza y solidaridad entre humanos y con respeto a todo ser vivo, tendría que matarle esa corriente de pensamiento.

–¿Cómo es eso posible si es una idea buena?

–¿Se le había ocurrido antes a usted?

–No, la verdad es que no.

–Ni a nadie. Por eso me quejo. No tengo trabajo qué hacer.

–Una última pregunta: ¿qué desayuna?

–Ese es tema para otra entrevista.