Meditaciones (intervenidas), Libro IV, 26

¿Has entendido esas cosas?* Atiende, pues, a estas otras. No te perturbes; simplifícate a ti misma. ¿Peca alguna? Sobre su cuenta y contra sí misma peca. ¿Te acontece algo bueno? Bien: todo ello estaba previsto desde el principio, urdiendo la trama de tu vida. En suma, breve es la vida. Conviene aprovechar el presente, usándolo con reflexión y justicia. Si te relajas, sea sobriamente.

*Nota del editor: “el lado desagradable de algún encuentro reciente”.