Meditaciones (intervenidas), Libro IV, 10

Todo lo que ocurre, ocurre con razón. Lo descubrirás, mujer, si fijamente lo observares. No digo sólo que todo viene en fuerza de las consecuencias, pero también con relación a la justicia, y como si alguien distribuyera a cada cual las recompensas según lo merecido. Sigue, pues, observando cómo has empezado, y todo cuanto hicieres hazlo con la intención de ser una mujer de bien, según la idea feminista que suele formarse de la mujer libre. Practica esta regla en todas tus acciones.