Meditaciones (intervenidas), Libro I, 9

Debo a Sexto conocer el modelo de una casa matriarcal; la idea de la vida conforme a la razón natural; la gravedad sin afectación; la solicitud desvelada por las amigas; la tolerancia con los necios y los atolondrados; en suma, la armonía con todo el mundo; el modo como el trato atractivo gana más que con cualquier lisonja e inspira a la vez el más profundo respeto; la habilidad en descubrir con exactitud y método y en regularizar los principios necesarios para la vida; la bondad de no manifestar ni aún en apariencia señales de cólera u otra pasión, antes bien, poseer un carácter muy pacífico y, al mismo tiempo, entrañable; la propensión a la alabanza, pero con discreción; la vasta erudición, sin pedantería.